Decorar una oficina pequeña sin que quede recargada y sea visualmente espaciosa puede plantear todo un reto hoy en día. De un tiempo a esta parte, la decoración y el ambiente laboral se han convertido en un aspecto muy valorado entre los trabajadores. Y, en ocasiones, es complicado decorar un local pequeño para oficina que responda ante las necesidades del equipo (sobre todo si éste lo componen muchas personas en un espacio reducido).

En este artículo vamos a analizar los tres atributos que influyen en la decoración de una oficina y que pueden convertirse en la clave para conseguir un espacio de trabajo cómodo y adecuado a las necesidades de cualquier empresa.

 local pequeño para oficina

Diseño

Tener una imagen corporativa clara será el punto de partida a la hora de diseñar el nuevo espacio de trabajo. Es muy importante que la primera imagen que trasmita este espacio vaya alineada con la esencia y los valores de la empresa.

El diseño, va a depender del espacio y la distribución del mismo, de las necesidades y horarios del equipo y del número de personas que vayan a trabajar allí. Pero, sean cuales sean estos factores hay una serie de tips que son válidos para todo tipo de espacio:

Aprovechar la luz natural debe ser una prioridad; es importante tratar de orientar el mobiliario adaptándonos a la iluminación que entre por las ventanas y evitar que está entre de frente o de espaldas al puesto de los trabajadores y que deslumbre en las horas de luz directa.

Otro punto a tener en cuenta es la existencia o falta de paredes en el espacio. La tendencia actual son los monoespacios de trabajo, oficinas abiertas, sin paredes, que permiten el flujo de información y la comunicación directa entre los miembros del equipo sea cual sea su rango en la empresa. En caso de necesitar espacios cerrados como salas de reuniones o zonas silenciosas, las paredes de cristal son una gran opción que ayuda a mantener el concepto de transparencia laboral aportando la intimidad que buscamos.

En caso de ser un local pequeño es posible encontrarnos que solo hay un único cuarto de baño para todo el equipo. En ese caso es importante entender las necesidades que pueden surgir entre los trabajadores y procurar adaptarlo para ambos géneros; por ejemplo, haciendo uso de papeleras especiales para deshechos de higiene femenina.

Decoración

La decoración de oficinas pequeñas debe centrarse en la practicidad y el espacio. El uso de tonos claros y buena iluminación serán de gran ayuda para aportar sensación de mayor amplitud. Utilizar los colores corporativos de tu marca en algún elemento decorativo ayudará a conseguir una imagen de marca 360. Eso sí, es importante no pasarse (sobre todo si los colores son intensos) para no agobiar a las personas que pasen allí largas jornadas.

La decoración debe ir orientada tanto a los trabajadores, que deben sentirse cómodos en sus puestos, como a los clientes que puedan visitar las instalaciones y cuya primera impresión dependerá de ese pequeño espacio que da forma a tu marca.

El uso de jardines verticales o plantas de interior para decorar el espacio, aportará vida y frescura a la oficina.

Mobiliario

Es importante que el mobiliario de cualquier oficina, tenga el tamaño que tenga, sea cómodo y ergonómico. De lo contrario, el uso de mobiliario mal adaptado o muy viejo, puede desencadenar problemas de salud (dolores de espalda, de cuello…). Además, una mala postura provoca falta de concentración en los trabajadores.

Actualmente existen diseños de mobiliario ergonómico adaptado a todos los gustos y tamaños.

El mobiliario también nos ayuda a crear distintos ambientes y separar visualmente, sin necesidad de paredes, las distintas áreas que componen tu empresa; por ejemplo, el comedor/cafetería, la sala de reuniones o los distintos departamentos.